Warning: embed_me.html could not be embedded. El Colesterol en Niños y Adolescentes Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

El Colesterol en Niños y Adolescentes

.
1
Subtítulos
Consejos
-
-
Hoy en día existen controversias sobre el papel del colesterol en los niños, sus valores normales y cómo manejar los casos con niveles elevados.

Abundan las evidencias científicas que sugieren que las enfermedades cardiovasculares del adulto tienen sus raíces en la infancia.

Diversos estudios han comprobado la relación entre los niveles elevados de colesterol en niños y adolescentes con el desarrollo de lesiones arterioescleróticas precoces, colesterol elevado en la vida adulta y otras condiciones, tales como las enfermedades cardiovasculares y cerebro-vasculares.

El colesterol aparentemente actúa durante el periodo neonatal como nutriente y como factor de activación del metabolismo hepático. La leche humana contiene cantidades importantes de colesterol, en cambio las fórmulas infantiles artificiales no.

Es razonable esperar que en un futuro se adicione colesterol a las fórmulas artificiales, tanto por sus efectos nutricionales como sobre el desarrollo psicomotor.

La elevación del colesterol en los niños puede obedecer a diferentes causas. Algunos heredan uno o más genes causantes del problema, por lo que se considera que padecen un defecto genético familiar.

Los hábitos dietéticos inadecuados, por sí solos o por interacción con alteraciones genéticas, pueden contribuir a la elevación del colesterol. Muchos médicos consideran que se debería determinar los niveles de colesterol en todos los niños, para detectar precozmente los casos de colesterol elevado.

Sin embargo, otros expertos consideran que solo deberán ser evaluados los niños y adolescentes si uno o ambos padres presentan cifras de colesterol total mayor a 240 mg/dL o antecedentes de enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares.

Actualmente se consideran las siguientes cifras de colesterol total en
niños y adolescentes:

Aceptable: 170 mg/dL Limítrofe: 170-199 mg/dL Elevado: 200 mg/dl

Los niños con niveles aceptables no requieren mayor intervención y serán re-evaluados cada 5 años. Pero cuando los niveles sean limítrofes o elevados se deberá practicar un perfil lipídico, con determinación de triglicéridos, HDL y LDL colesterol.

Tratamiento

El tratamiento de esta condición dependerá de los niveles de LDL Colesterol

* Valores limítrofes: LDL entre 110-129 mg/dL

En estos casos, los niños deberán recibir la dieta recomendada por la American Heart Association llamada “dieta prudente”, en la cual menos del 30% de las calorías totales son aportadas por las grasas y el colesterol se limita a no más de 300 mg por día. Además, deberán incrementar el ejercicio rutinario.

Los niños que padecen obesidad deberán disminuir de peso y, los adolescentes que fuman abandonar este vicio. En muy pocas ocasiones se indican medicamentos.

Para cumplir esta dieta y disminuir los valores de LDL a menos de 110 mg/dl, la asesoría de un nutricionista será conveniente.

* Valores elevados: LDL mayor de 130 mg/dL

Estos niños deberán adoptar la dieta prudente durante 6 a 12 semanas, tras las cuales se repite la determinación de LDL. Cuando no se logran disminuir los niveles, se inicia un régimen dietético más estricto, en el cual menos del 7% de las calorías totales son aportadas por las grasas y el colesterol se limita a no más de 200 mg por día.

Al transcurrir 3 meses se repiten los exámenes y, caso de no lograr la reducción de los valores, en niños mayores de 10 años se podrá iniciar tratamiento con medicamentos.

Este problema impone un reto al pediatra, quien deberá identificar, evaluar y tratar al paciente pediátrico en riesgo, al tiempo que minimiza la ansiedad que este tema ocasiona tanto a los familiares como al niño.

El pediatra ofrecerá educación sobre nutrición y estilos de vida sanos, durante las consultas rutinarias de niños y adolescentes. Sus consejos incluyen estimular el ejercicio además de una alimentación saludable.

Para Prevenir el Colesterol

La ingestión de alimentos de origen animal no debe superar el 10% del peso
total de los alimentos tomados a diario.
El consumo de huevos y de mantequilla, dos de los alimentos que más
colesterol contienen, debe reducirse al mínimo.

Los productos vegetales deben componer la mayor parte de la dieta alimentaria.
La ingestión diaria de una cucharadita de lecitina de soja contribuye a eliminar el colesterol.
Los aceites vegetales y la margarina son saludables porque su aporte de colesterol al organismo es mínimo.

Consejos

Los alimentos, mejor cocidos. A la hora de cocinar los alimentos es preferible hacerlos cocidos, a la parrilla o a la plancha o hervidos en vez de fritos, y menos rebozados o empanados.

Moderar el consumo de dulces. Hay alimentos como el pan, la bollería, las pastas o las patatas, que no es necesario reducir para bajar el colesterol pero cuyo consumo hemos de moderar si hay sobrepeso.

Precaución con el azúcar, vino y café. El azúcar, el vino o el café tampoco aumentan los niveles de colesterol si se toman con moderación. Es más, dos vasitos de vino al día elevan las cifras de HDL o "colesterol bueno" con lo que protegen de las enfermedades cardiovasculares.

Haga más ejercicio. Y no solo para bajar peso sino porque se ha demostrado que la dieta estricta para reducir el colesterol resulta ineficaz en personas con niveles de colesterol de alto riesgo cuando no se acompaña de ejercicio físico. Además, el ejercicio acompañado de la dieta adecuada que hemos visto mejora los niveles de colesterol independientemente de la pérdida de peso. Será suficiente con andar media hora al día.

Adelgace si tiene obesidad o sobrepeso. El descenso de peso viene acompañado de un descenso en las cifras de colesterol. Para calcular en el rango de peso en que se encuentra le ofrecemos nuestra Calculadora de Peso Ideal a la que podrá acceder al final de este artículo.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-