Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Las Cerezas

cerezas
Las cerezas son frutas de alto contenido vitamínico, pues contienen Vitamina A, B, C, además portan gran cantidad de hierro, calcio, potasio, sodio, magnesio, fósforo, azufre y silicio.

El color rojo subido, es debido a la gran concentración de hierro en su composición, por ello es muy apropiado para aquellas personas que pasan por etapas de anemia o faltos de minerales en la sangre.

Existen gran variedad de cerezas, pero todas tienen propiedades curativas. Algunas son de color rojo rubí, y ellas son muy buenas para tratar el reumatismo, gota, y enfermedades arteriales.

Características de la cereza

  • Las cerezas dulces de postre pueden ser de piel roja, negra o pálida, y tener una carne firme, como las variedades Bigarreau o Heart, o bien blanda y suculenta, como las Geans.
  • En tanto que las cerezas agrias sólo son adecuadas para las preparaciones culinarias, los otros tipos pueden comerse tanto crudas como cocidas.
  • Se protegen de la lluvia con un revestimiento exterior de cera, al que alude el nombre de cereza.

Conservación:

  • Se estropean rápidamente, y su sabor puede variar a tenor del tiempo que haga.
  • Se aconseja conservarla a temperatura ambiente si no está madura.
  • Absorbe fácilmente los olores y se deshidrata con facilidad. Conviene guardarla en la nevera, en un recipiente hermético o una bolsa de plástico.
  • Aguanta una semana las variedades de pulpa blanda y hasta tres las de pulpa firme.
  • Para alargar su período de conservación, hay que agregarle 100 gr. de azúcar por kilo de fruta.

Propiedades de la cereza

Esta fruta siempre fue muy apreciada por sus cualidades y su uso se ha extendido en infinidad de preparados, pues su característico sabor hacen de la cereza una fruta sumamente apreciada.

En el organismo humano tienen una acción altamente benéfica, pues contribuye como toda fruta al desarrollo integral del sistema inmunológico y al crecimiento normal en los niños.

Las vitaminas y minerales que poseen ayudan muchísimo al buen rendimiento y fortalecimiento de las funciones cerebrales, contribuye a la buena memoria, vitaliza todo el organismo regenerando las funciones excretoras y sanguíneas.

Aquellas personas que tienen problemas de corazón encontrarán en la cereza un buen aliado para protegerse de problemas repentinos y fortalecerán su sistema coronario, pues robustece la sangre y el corazón.

Esta fruta siempre es bueno comerla una hora antes o una hora después de las comidas, pues de esta manera se asimilará mucho mejor y no interferirá con los procesos digestivos creando sensaciones molestas.

Las sustancias contenidas en las cerezas hacen que disuelvan impurezas del organismo, expulsando el ácido úrico del mismo, pues tiene una acción depurativa de primer orden en la sangre y el organismo en general.

De los cabillos de las cerezas se obtiene un té que tiene una acción muy específica en:

Resfríos, catarros, tos convulsa o convulsiva, pulmones, bronquitis, cistitis, anemia, ictericia, enfermedades de la garganta.

Comer diariamente cerezas, por un lapso de 10 días tendrá buenos efectos en casos de obesidad, cuidando, lógicamente una dieta sana. Asimismo, tomar un té de cabos de cerezas y comer la fruta diariamente puede prevenirse de las enfermedades antes expuestas.

Antiguamente, las pepitas tambien eran aprovechadas en casos de problemas urinarios o cálculos, comiendo 5 pepitas por día. Esto hará que el organismo expulse mediante la excrecion de orina las sustancias pesadas y nocivas, disolviéndolas y purificando la sangre. Asimismo, con las pepitas ingeridas pueden tratarse parasitosis intestinales en los adultos.

No se olvide del gran poder curativo de las cerezas, puede prepararlas como le guste, pero trate en lo posible de no quitarle a través de cocciones intensas el gran poder vitamínico y mineral que poseen, busque la manera de hacerlas más agradables y conservarlas en su estado más natural. Verá que las cerezas pueden ser grandes aliadas cuando se trate de defender su salud.

Refresco de Cerezas

Ingredientes:

  • 300 g cerezas.
  • 150 g de fresones.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • Zumo de medio limón.
  • 1/2 vaso de Agua fría.

Preparacion::

Lavar las cerezas, quitar el hueso y colocarlas en el vaso de la batidora.
Lavar los fresones, quitarles el rabito y cortarlos agregándolos al vaso de la batidora, añadir el azúcar, el Zumo de limón y el agua.
Batir unos instantes y verter unos cubitos de hielo. Remover con una cucharilla larga y repartir en copas de cristal.

 

Volver arriba Volver al Inicio