Warning: embed_me.html could not be embedded. ¿Estan Frescos estos Huevos? Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

¿Estan Frescos estos Huevos?

.
1
Subtítulos
Puntos para la hora de cocción
Tras tanta inquietud respecto a la calidad de producto que llega a nuestra mesa. Aquí te informamos una forma sencilla de comprobar si los huevos son frescos.
Solo hay que seguir unos pequeños pasos...

Pese a que hoy día la mayoría de los huevos que se comercializan llevan impresa la fecha de puesta y la del consumo preferente, podemos encontrarnos con alguno del que no dispongamos de información de caducidad.

¿Cómo saber si aún es fresco y comestible?

  1. Mueve el huevo – Cogiendo el huevo con la mano, lo movemos de arriba a abajo con algo de fuerza. Si notas que el interior se mueve, es que el huevo no es fresco. Los huevos frescos la capa transparente se mantiene firme amortiguando la yema, por lo que el huevo parece sólido.
  2. El huevo fresco no flota – Si un huevo flota en agua, es que no es fresco. Los huevos frescos se hunden en el agua.
  3. La yema en el centro – Si rompes el huevo y lo viertes sobre una superficie plana, como la sartén, si es fresco la yema se mantiene en el centro, mientras que si no lo es la yema se mueve saliéndose de la clara.

Prueba sin dudas:
Colócalo en un vaso lleno de agua salada y, si el huevo flota, no debemos comerlo... en cambio si permanece en el fondo resultaría comestible.

También podemos conocer hace cuanto tiempo se puso, observando la inclinación que este adopte en su inmersión:

- Posición horizontal, en el fondo: 1/2 a 2 días.
- Formando un ángulo de 20 grados: puesto hace 3 a 5 días.
- Formando un ángulo de 45 grados: puesto hace 6 a 8 días.
- Formando un ángulo de 60 grados: puesto hace 9 a 14 días.
- En posición totalmente vertical y recta: puesto hace 15 a 30 días.
- Si flota en la superficie: Más de un mes y no debemos comerlo. Tíralo a la basura.

La sencilla explicación de este fenómeno es que el huevo pasado flota porque en su interior se forman gases debidos al deterioro interno de este.

Datos adicionales

Color del huevo: El color de la yema de un huevo fresco suele ser de un amarillo o naranja brillante, aunque es difícil de determinarlo con exactitud ya que depende de la dieta que haya llevado la gallina.

La cáscara del huevo: Lo mismo que con la yema, dependerá de la alimentación de la gallina. Los huevos frescos son ásperos y parecen de tiza. Los huevos viejos son lisos y brillantes.

Cómo conservar un huevo: Los huevos se pueden guardar durante un mes en la nevera antes de consumirlos. Una vez cocido el huevo, puede conservarse durante una semana.
Es mejor guardar los huevos en la nevera dentro de sus cajas de cartón, ya que se evita que absorban los olores de otros alimentos.

Distinguir los huevos si están cocidos o no: Para saber si un huevo está cocido o no, basta con girarlo sobre sí­ mismo. Si el huevo gira sin problemas, está cocido. Si le cuesta girar y tiembla al hacerlo, es que no está cocido.

Puntos para la hora de cocción

  • Para que un huevo no se rompa al sumergirlo en agua hirviendo, hazle un agujero en la punta con un alfiler.
  • Unas pocas gotas de vinagre evitarán que los huevos escalfados se desparramen por el cazo.
  • Los huevos batidos quedan más esponjosos si no están demasiado fríos. Los mejores resultados se obtienen cuando están a la temperatura ambiente.
  • Para hervir huevos con la cáscara rota sin que se les salga la clara, agrega vinagre al agua.
  • Si los huevos se han pegado al fondo de la caja, humedécela y podrás sacarlos fácilmente sin que se les rompa la cáscara.
  • Las claras batidas quedarán más consistentes si agregas una cucharadita de crémor tártaro por cada taza de claras (7 u 8 huevos).
  • Es muy práctico tener un pequeño colador especial para separar las yemas de las claras. Pon el huevo en el colador; la clara se irá por los agujeros y la yema quedará retenida.
  • Los huevos medianos son los mejores para repostería. Los huevos demasiado grandes pueden hacer que un pastel encoja al enfriarse.
  • Los huevos blancos y los huevos morenos son de la misma calidad.
  • Para pelar fácilmente huevos duros calientes, pásalos rápidamente por un chorro de agua fría.
  • Para conservar frescas las yemas durante varios días, cúbrelas con agua fría y ponlas en la nevera.
  • Las claras de huevo se pueden conservar congeladas hasta durante un año. Ve guardándolas en un recipiente de plástico a medida que te vayan quedando, y luego podrás utilizarlas para hacer merengues, etc. Una taza equivale a 7 u 8 claras. Además, puedes volver a congelar las claras que hayas descongelado.
  • Las tortillas a la francesa quedan más esponjosas si les agregas una pizca de maicena antes de empezar a batir.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-